En Fotografía

1 imagen vale más que 1000 palabras.

La mejor manera de mostrar lo que hacés, dar a conocer tus productos y servicios es utilizar el poder de las fotografías. El mundo es cada vez más visual y contar con contenido fotográfico de calidad aporta valor agregado a tu negocio.

Una imagen habla más que mil palabras, es así, podemos mostrar materiales, terminaciones, calidad, confección, brindar sensaciones a partir texturas y con toda esta información transmitida en una simple foto generar necesidad y deseo. ¿Qué más podemos pedir?

Lo más importante a tener en cuenta:

1/ Mostrá tus novedades.

Los últimos productos que tengas, colecciones nuevas, todo aquello que sea innovador y de interés de tu público.

2/ Definí el estilo fotográfico.

Según el estilo de tu marca, creá el de tus fotos. Todo debe verse en armonía y con el mismo criterio estético. Conversá este tema con tu fotógrafo para que la iluminación y edición sea la necesaria para llegar a resultado que querés.

3/ Contextualizá.

El lugar donde se hagan las fotos debe tener que ver con el producto, servicio, mensaje, contenido, etc. Contextualizar los elementos en posibles situaciones de uso ayuda al espectador a entenderlo mejor y por sobre todas las cosas a necesitarlo. Otra opción es destacar los productos con fondos neutros, colores plenos que no distraigan sino que complementen lo verdaderamente importante.

4/ Sé original.

Como en todos los rubros, hay estilos que se ponen de moda, en la fotografía ocurre lo mismo. Tratá indagar nuevas formas de mostrar lo que querés, así te diferenciás del resto y por sobre todo de tu competencia. Navegar en Instagram por ejemplo y ver que todas las fotos independientemente de la marca tienen el mismo estilo aburre. Es mejor ser original y buscar tu propia identidad fotográfica.

Buscá jerarquizar tu producto o servicio, estos deben ser los protagonistas de la escena, los demás elementos sólo deben acompañar. No creas que por agregar elementos «lindos» en la composición fotográfica el resultado será mejor, todo lo contrario, el ojo del observador no va a saber por dónde comenzar a recorrer la foto, y esto genera caos.

Como decimos siempre, cada parte del todo debe estar pensado y decidido con criterio. Las decisiones que se toman al azar se notan, y son focos de atención que distraen y molestan. Planificar cada parte lleva tiempo pero te aseguramos que el resultado final es superior.

Esperamos haberte ayudado con estos tips básicos para que puedas mostrar lo mejor de tu negocio y no te quede afuera del universo visual.

¡Hasta la próxima! No te olvides registrarte en nuestro newsletter y recibí las novedades de Livre Studio Creativo en tu mail.

Lore & Juli.

Suscribite para recibir nuestras novedades